LA EDUCACIÓN SANITARIA DEL PACIENTE NEUMOLÓGICO

Adolfo Gázquez Cazorla. E.U. Ciencias de la salud. Universidad de Granada

Ángel Menjibar Bellón. H.U. San Cecilio.

Encarnación Vallejo Sánchez. H.U. San Cecilio

 

Introducción

 Definición de Educación Sanitaria:

“Programa educativo dirigido al público general que intenta mejorar, mantener y salvaguardar la salud de una comunidad”

  

INTRODUCCIÓN

 

            Ante todo debemos conocer los factores etiológicos o aquellas circunstancias que van a dar lugar, o pueden originar alteración de las vías respiratorias inferiores, o bien patologías pulmonares, que van a comprometer el intercambio gaseoso del individuo, es decir que van a dar lugar a enfermedades neumológicas.

            De todos es sabido, y cada día más consensuado, cómo el tabaco es el factor que más incide en la formación de patologías respiratorias (alrededor del 90% de los bronquíticos  crónicos son fumadores).

            En su capacidad nociva influye el número de cigarrillos, la edad a la que comienza a fumar, los años de fumador, la profundidad de la inhalación y el tipo de tabaco. Su mecanismo de acción afecta tanto a los bronquios como a los alvéolos.

            Otro de los factores importantes en el desarrollo de patologías respiratorias es la contaminación  atmosférica. Las sustancias más nocivas son el monóxido de carbono, los derivados de la  combustión de los hidrocarburos, compuestos nitrosos y sulfurosos que provienen de las industrias, tubos de escape de los coches, calefacciones, etc.

            Son numerosos los virus que dan lugar a infecciones respiratorias, siendo uno de los principales el de la gripe. Normalmente los virus son los responsables del 80% de los procesos respiratorios, si bien muy pocas veces se llega a una neumonía. Cuando esto sucede puede deberse a factores que implican  un estado inmunitario deficiente (niños, ancianos), enfermedades previas, fármacos que deprimen la inmunidad, etc.

            De igual modo los bacilos que dan lugar a la tuberculosis provocan la infección cuando se rodean de unos condicionantes favorecedores a la misma: estar en contacto estrecho con el enfermo o portador  en lugares sin buena ventilación y en ambientes húmedos y poco soleados, procesos que disminuyen las defensas, como es el estrés, el alcoholismo, la malnutrición, el SIDA, situaciones de hacinamiento, etc.

            También hemos de resaltar que una variedad de enfermedades neumológicas tienen un origen genético, que acompañado de otros factores externos da lugar a que se desarrolle la enfermedad.

             Cuando queremos hacer un plan de educación sanitaria, lo primero es conocer sobre qué aspectos debemos incidir o sobre qué debemos educar.

Una oportunidad para llevar a cabo este plan, nos lo brinda el conocimiento de los diagnósticos que se derivan del estudio de los patrones disfuncionales.

            La educación sanitaria la podemos hacer desde los parámetros de los patrones funcionales, y como podemos comprobar, en el paciente neumológico se van a ver alterados los patrones en su totalidad, bien de forma real o bien con un diagnóstico potencial.

            Patrón Percepción –mantenimiento de la salud: Describe el patrón de salud y bienestar percibido por el paciente y cómo maneja su salud. También incluye el nivel general  de comportamientos de cuidados de salud  como actividades de promoción de salud, adherencia a prácticas preventivas de salud mental y física, prescripciones médicas o enfermeras y seguimiento de cuidados.

            Podemos ver una serie de categorías diagnósticas que se ajustan al paciente, como son:

                        *Manejo ineficaz del régimen terapéutico.

                        *Incumplimiento.

                        *Alto riesgo de infección.

                        *Riesgo de lesión.

                        *Alto riesgo de asfixia.

            Patrón nutricional-metabólico: Describe los patrones de consumo de alimentos y líquidos relativo a las  necesidades metabólicas. Incluye los patrones del individuo de alimentos y líquidos, las horas de comida diarias, los tipos y cantidad de alimentos y líquidos consumidos. Se incluyen la condición de la piel, pelo, uñas, membranas mucosas y dientes y medidas de la temperatura corporal, altura y peso.

            Podrían diagnosticarse:

                        *Desequilibrio nutricional por exceso / defecto.

                        *Hipertermia.

                        *Volumen de líquidos exceso /déficit.

            Patrón eliminación:  Describe los patrones de función excretora de los individuos. La regularidad y el control de los patrones de eliminación son importantes en la mayoría de los individuos y en ciertas patologías respiratorias, son de vital importancia:

                        *Estreñimiento.

                        *Retención urinaria.

            Patrón actividad-ejercicio: Incluye los requerimientos de consumo de energía de las actividades de la vida diaria. Están incluidos el tipo, cantidad y calidad del ejercicio, incluyendo los deportes.

            El movimiento es uno de los patrones funcionales más importantes. Permite a las personas controlar su entorno físico más inmediato.

            El objeto de la valoración es determinar el patrón de actividades del cliente que requieren gasto de energía:

                        *Intolerancia a la actividad.

*Fatiga

*Déficit de actividades recreativas.

*Limpieza ineficaz de las vías aéreas.

            Patrón cognitivo-perceptual: Incluye la adecuación de los órganos de los sentidos, como la vista, el oído, el gusto, el tacto o el olfato y la compensación o prótesis utilizadas para hacer frente a los trastornos.

            Las manifestaciones de percepción del dolor y cómo se trata éste, también se incluyen cuando proceda:

                        *Dolor

                        *Déficit en el manejo del dolor.

            Patrón autopercepción-autoconcepto: Incluye las actividades acerca de uno mismo. Los clientes tienen percepciones y conceptos de sí mismos, como la imagen corporal, social, autocompetencia y estados de humor subjetivos.

            Las evaluaciones negativas del propio ser producen malestar personal y también pueden influir en otros patrones funcionales:

*Temor.

*Ansiedad.

*Trastornos de la autoestima.

*Baja autoestima situacional.

            Patrón rol-relaciones: Engloba la percepción de los roles más importantes y las responsabilidades en la situación actual del cliente. Están incluidos la satisfacción o las alteraciones en la familia, trabajo o relaciones  sociales y las responsabilidades  relacionadas con otros roles:

*Alteración en el desempeño del rol.

*Aislamiento social o rechazo social.

            Patrón sexualidad-reproducción: Incluye la satisfacción percibida o las alteraciones en la sexualidad o en las relaciones sexuales. El objetivo de la valoración en este patrón es describir la percepción de problemas reales  o potenciales:

                        *Disfunción sexual relacionado con procesos  patológicos.

Patrón adaptación-tolerancia al estrés: Describe el patrón general de adaptación y la efectividad del patrón en términos de tolerancia al estrés. Incluye la reserva o capacidad para resistir los cambios en la propia integridad, sistemas de apoyo familiar o de otro tipo:

                        *Afrontamiento inefectivo.

                        *Afrontamiento familiar comprometido.

         Patrón valores-creencias: Describe los patrones de valores, resultados o creencias (incluyendo las espirituales) que guían las elecciones o decisiones.

            Los patrones de valores morales describen la importancia o el valor de acuerdo a las metas, acciones, personas, objetos y otros fenómenos. El patrón de valores de un cliente puede influir en sus decisiones relacionadas con la salud acerca de prácticas personales, tratamientos, prioridades de salud, así como la vida o la muerte:

                        *Riesgo de sufrimiento espiritual.

        

La actividad educativa enfermera debe realizarse sobre cada uno de los diagnósticos que hemos visto en los patrones que  se pueden ver alterados. Pero esta actividad la podemos enfocar no solo al paciente, sino también a la familia, que debe implicarse en las actividades de salud del individuo, y a la comunidad que es responsable de situaciones saludables y debe actuar de forma, que su estructura incida en aumento de salud para la colectividad.

            Nos vamos a centrar en algunos pilares concretos en los que el paciente neumológico va a necesitar de una educación sanitaria en profundidad, ya que de su correcta realización va a depender en gran medida el estado de bienestar del paciente, la familia y también la comunidad.

            Ejercicio.- Es fundamental que el paciente neumológico realice ejercicios adecuados a su estado físico.

            Enfermería tiene el deber de programar los ejercicios que se deban realizar, de igual manera que se prescriben los medicamentos con dosis y horario.

            Se ha observado que los   pacientes refieren mayor disnea al realizar  actividades de la vida diaria como bañarse, vestirse, lavarse los dientes, etc., en las cuales se utilizan principalmente los miembros superiores.

Como es bien sabido, los requerimientos de energía de  los miembros superiores son mayores que los de los miembros inferiores, y por lo tanto, al ser utilizados, se incrementan las demandas ventilatorias y estas no alcanzan a suplir los requerimientos de energía, aumentando la limitación funcional.

Además, las actividades que involucran los miembros superiores  son peor toleradas en los pacientes con enfermedad pulmonar debido a que, algunos de los músculos utilizados son también músculos accesorios de la respiración y por ello el ejercicio de miembros superiores genera mayor incoordinación de los movimientos respiratorios y mayor disnea.

En la mayoría de las personas, los miembros superiores están pobremente entrenados debido a que no soportan peso durante la deambulación y por esta razón, incluso las personas sanas solo pueden realizar ejercicios de muy bajo nivel con los miembros superiores, sin tener que recurrir a fuentes anaerobias de energía.

Por lo anteriormente expuesto, en todos los programas de rehabilitación pulmonar deben incluirse rutinas que mejoren la resistencia de los brazos para realizar actividades de la vida diaria. Las bandas elásticas son un método eficaz que ha demostrado mejoría en la resistencia de los brazos.

Cuando se recomienda el ejercicio, no es suficiente con anotarlo hay que prescribirlo del mismo modo que se hace con los fármacos.

Respiración.- Debemos educar al paciente para que realice ejercicios respiratorios que favorezcan la resistencia de los músculos responsables de la respiración. Para ello debemos enseñarle ejercicios diafragmáticos y  abdominales con el objeto de que aumente la capacidad pulmonar y por tanto haya un intercambio gaseoso más eficaz.

De igual manera se le indicará el modo de realizar una buena respiración tomando el aire por la nariz y expulsándolo por la boca en el doble de tiempo. Siempre dándole las razones de por qué se ha de realizar de esa manera.

Si procede, se le explicarán todos los pasos a seguir en el proceso de la expectoración dirigida, llevando a cabo esta enseñanza con la ayuda del familiar para adiestrarlo en estas técnicas, tan eficaces para dejar libre las vías aéreas de secreciones.

Podríamos incluir en este apartado la correcta administración de los medicamentos, dosis, vía y tiempo. Podemos llevarnos algunas sorpresas cuando le pedimos al paciente que haga una demostración, por ejemplo, de administrarse la medicación inhalatoria.

Nutrición.- La educación nutricional es fundamental en el paciente neumológico.

Nos vamos a encontrar con cuadros morbosos que van a requerir una atención especial en este apartado, desde el cuadro que precisa la restricción de grasas, hidratos de carbono, sal u otro tipo de nutrientes, hasta la elaboración de dietas específicas, ricas en calorías y con un soporte vitamínico acrecentado; ricas en fibras o con una modificación en su textura para ser mejor deglutidas y favorecer la ingesta.

En este aspecto se debe hacer énfasis en el número de tomas, como del espacio entre la cena y el acostarse, siempre explicando la razón de esa medida.

Cuando se prescriben estas dietas específicas, no sólo es indicarlo; a veces habrá que poner algún ejemplo para su mejor comprensión.

Vida sana.- Nos referimos con este término a que se adquieran hábitos saludables, es decir, evitar todas aquellas sustancias nocivas para la salud individual y comunitaria (tabaco, alcohol, sustancias tóxicas y estupefacientes, ambientes sanos y aireados, etc...).

También es importante hacer hincapié en las prendas de vestir, que sean las adecuadas a cada época del año –no en cuanto a moda, sino relacionadas con la temperatura ambiental-; no pasar bruscamente de un ambiente frío a caluroso ni viceversa. Prendas ligeras y cómodas que faciliten el movimiento y la expansión torácica.

Medidas higiénicas  y evitar el contacto con fuentes de infección o ambientes que puedan exacerbar el cuadro patológico ya existente.

Como factor que ayuda a mantener una vida sana, podríamos incluir en este epígrafe la vacunación contra la gripe, que tanto puede afectar la calidad de vida de estos individuos.

 Podríamos concluir diciendo que la educación sanitaria está indicada en todo momento de la vida de la persona, pero, sobre todo, debe hacerse más rotundamente en la fase de prevención, sin menoscabo de la educación en la curación y en la rehabilitación indicando cuáles son los signos de alarma o exacerbación de la enfermedad.

Enfermería tiene el deber de formar e informar al individuo, familia y sociedad en actitudes saludables con campañas divulgativas.

  

Bibliografía:

            Diccionario Mosby de la salud.  Mosby / Doyma Libros.

            Diagnóstico Enfermero. Proceso y Aplicación.

                        3ª Edc. Majory Gordon. Mosby / Doyma Libros.

            Clasificación de Intervenciones de Enfermería (CIE)

                        Joanne C.McCloskey – Gloria M. Bulechek.

                        Colección Salud y Sociedad  Ed. Síntesis.

            Diagnósticos Enfermeros. Un instrumento para la práctica asistencial.

                        3ª Edcc. M.T.Luis.  Harcourt Brace.

            Manual de Enfermería Médico-Quirúrgica Vol. II

                        Esperanza Rayón.  Ed. Síntesis