SIMPOSIUM INTERNACIONAL DE NEUMOLOGÍA

  

INTEGRACIÓN DE LA ENFERMERÍA EN LA INVESTIGACIÓN MEDICA: SITUACIÓN EN NUESTRO MEDIO

  

Mª Consuelo Iváñez Rubio

Presidenta de la Sociedad Neumosur Enfermería

Las Palmas de Gran Canaria

Junta directiva NEUMOSUR - ENFERMERÍA

 

 

    Pese a que la Investigación es una de las funciones claramente definidas de la profesión de Enfermería junto con la Asistencia, Gestión y Docencia, su campo de acción es relativamente reciente, ya que la Enfermería ha ido tomando conocimientos de otras profesiones antes de establecer su marco conceptual.

   Florence Nightingale punto de referencia para la enfermería profesional fue la primera investigadora a través de sus procedimientos de recogida de datos y análisis de los hechos pero fue a partir de los años 70 cuando realmente se comenzó a avanzar en este tema.

    En principio las investigaciones estaban basadas en la metodología de otras disciplinas pero con el tiempo se han ido desarrollando métodos propios para cuestiones propias. La investigación en Enfermería no difiere de la de cualquier otra ciencia pues se basa en los mismos principios científicos y procedimientos.

    En los veinte años en que se ha dado un papel destacado a la investigación en nuestra profesión, ésta ha ido avanzando aunque de manera más lenta que las otras funciones que le son propias.

    Probablemente la palabra investigación resulta muy altisonante, reservada sólo para proyectos científicos altamente complicados que sobrepasan nuestras posibilidades. Nada más lejos de la realidad. Investigar es: Buscar información de una forma sistemática para aumentar los conocimientos (Lamcaster).

    Con la incorporación de los planes de estudios de enfermería a la Universidad, se ha dado un paso definitivo para el desarrollo de la investigación como una función definida dentro de la profesión.  De hecho hay Universidades que ya apuestan por incluir la Licenciatura en Enfermería dentro de su oferta docente.

    Pero el hecho de convivir diferentes generaciones de enfermeras con preparación y filosofías distintas, puede suponer un obstáculo a la hora de desarrollar proyectos de investigación, al igual que el estar centrada nuestra actividad en la asistencia sin contar en la mayoría de los casos con el tiempo y los recursos suficientes para dedicarlos a tal fin.

    Dos de los problemas más importantes son, uno no disponer de especialidades dentro de nuestra carrera y otro contar con plantillas inestables que hacen que las enfermeras puedan pasar por diferentes servicios en cortos periodos de tiempo sin contar con la adecuada formación específica y continuidad que permita el desarrollo y actividad profesional normal.

    Para conocer la situación en nuestro medio, realizamos una encuesta centrándonos en los profesionales que desarrollan su actividad en los Servicios de Neumología de los hospitales de las Comunidades Autónomas donde radica la Sociedad Neumosur-Enfermería: Andalucía, Extremadura y Canarias.

    La encuesta constaba de dos partes, una con datos generales y otra con 16 items destinados a conocer la situación de la actividad de investigación de las enfermeras/os, tanto independiente como en colaboración con otros profesionales. 

    La participación ha sido escasa, e incluso no disponemos de datos de algunas provincias por diferentes motivos, tales como dificultades de logística y experiencia, pero espero que podamos hacernos un somera idea de nuestra situación y sobre todo nos sirva para plantearnos preguntas que sean motivo de posteriores trabajos.

    Separado por provincias obtuvimos porcentajes de participación desde el 26,6 %   hasta el 100 % , siendo mayoritaria la del personal de hospitalización.

    Aunque en la práctica totalidad de los casos Neumología está organizada como Servicio, enfermería funciona como estamento independiente, por lo que la pertenencia a una u otra sección del mismo servicio, hace que esté incluida en plantillas diferentes.

    Así las enfermeras que trabajan en Consultas Externas o Exploraciones especiales, pese a ser una sección del servicio de Neumología, la dependencia jerárquica y organizativa pertenece al Bloque de Consultas, pudiendo prestar servicio en varios de ellos al mismo tiempo. Igualmente en Hospitalización, existen plantas en que se concentran dos o más especialidades, por lo que las mismas enfermeras pueden pertenecer a dos Servicios diferentes.

    Por departamentos, el de mayor número y participación corresponde a Hospitalización con porcentajes del 50% de Sevilla al 100% de Badajoz.

    Continuamos siendo una profesión desarrollada eminentemente por mujeres, aunque el número de enfermeros aumenta progresivamente. De hecho ninguno de los servicios consultados carece de presencia masculina, contando con porcentajes en algunos de ellos del 33%.

    En cuanto a la edad, el mayor número de profesionales tiene más de 30 años, corpantiendo porcentaje con el rango de más de 40 años.

    Los contratos fijos superan a los eventuales, aunque la inestabilidad de plantilla aparece como uno de los grandes problemas en todos los centros.  

    Con una importante diferencia la mayoría de consultados responde llevar más de 5 años de servicio, aunque en este punto tengo la duda de si por un mal planteamiento de la pregunta no sea la respuesta que yo quería valorar.

    En referencia a los proyectos de investigación que se realizan, en la mayoría de los casos son independientes. Solamente Sevilla presenta mayor porcentaje de proyectos conjuntos.

    Es habitual que el personal de enfermería no conozca los trabajos que se realizan por parte de otros estamentos, ni quien los organiza, aunque si dicen tener conocimiento de que se ha participado en los mismos,  sin ser conscientes, ni saber en que medida.

    Sabemos que nuestra participación en los proyectos médicos es importante, incluyéndose dentro de nuestra actividad diaria la obtención de datos, práctica de técnicas o tratamientos, que figuran como parte de la rutina, exploraciones habituales o tratamientos pautados. 

    Pese a que las enfermeras somos las que realizamos estas actividades como: técnicas, determinaciones, enseñanza de nuevas prácticas en ensayo,  valoración de posibles reacciones etc.,  nuestra aportación no figura prácticamente nunca en los proyectos.

    Solamente en Córdoba y Jerez, dicen que enfermería figura SIEMPRE de alguna forma en los trabajos médicos. Sin embargo el porcentaje más alto se decanta por el NUNCA APARECE en los mismos, seguido del A VECES en alguna de las posibilidades.

    En cuanto a si se realizan proyectos propios de enfermería responden afirmativamente el 56,1%  y el 44, 86 % dicen no realizarlos. Destaca Jerez, en que no aparece por parte de los encuestados ninguna respuesta a la primera opción.

    Un 22,3%  tiene A VECES acceso al material e información necesaria para realizar sus trabajos. El 52,8 % no dispone de él NUNCA y sólo el 6,6% puede contar SIEMPRE con los recursos necesarios.

    Coincidimos en no disponer de tiempo durante nuestra jornada laboral para la investigación, la práctica totalidad de los profesionales, y los que disponen de alguno, no lo pueden cuantificar.

    No somos muy dados a asociarnos. Sólo pertenecen a alguna Sociedad Científica 36 personas lo que supone el 29,7% , apareciendo el porcentaje menor en Jerez (6,6%) y el más alto en Sevilla 66,6%)

    Acuden al menos a un congreso anual 44 personas, el 36,3% y lo hacen como ponentes 31 (25,6%). Pese a estos datos llama la atención el aumento progresivo en el número de asistentes a los congresos anuales de nuestra sociedad, así como el aumento de trabajos presentados.

    Los congresos médicos y de enfermería suelen realizarse simultaneamente, coincidiendo en tiempo y lugar, pero no en desarrollo, organización y participación. Sólo a veces (32,3%) se presentan comunicaciones conjuntas en la autoría, pero los foros de presentación son independientes. .

    El número de publicaciones es bajo. Sólo un 13,2 % de los encuestados dice publicar trabajos. Revisando dos revistas de enfermería de ámbito nacional en los años 1998, 99 y 2000, encontramos los siguientes datos: De 121 artículos publicados en Enfermería Clínica, sólo 8 corresponden a temas de Neumología siendo los autores de otras comunidades autónomas fuera de nuestro ámbito territorial. En cuanto a la otra revista Rol, de un total de 217 artículos son 11 los publicados de Neumología, y 3 están firmados por profesionales extremeños. 

    Finalmente y en el capítulo de subvenciones,  sólo 14 personas dicen disponer de ayudas  económicas para la realización de proyectos y asistencia a congresos.

    Como resultados globales tenemos 120 encuestas respondidas pertenecientes en un 80,83% a Hospitalización, con un 77,50% de mujeres, de más de 30 años, con contrato fijo y más de 5 años de servicio. Sólo a veces conocen los proyectos de otros y colaboran sin saberlo. Realizan proyectos independientes de investigación, no siempre disponen de medios ni de tiempo. Se asocian y acuden  poco a congresos, posiblemente porque tienen pocas ayudas.

    Con los datos obtenidos y aunque está claro que no pueden darse como concluyentes de la situación actual, si pueden dar una idea de cómo se plantea la investigación para enfermería.

    Desde el punto de vista del título de la mesa redonda “Integración de enfermería en la investigación médica” los datos indican que aunque se realiza en mayor o menor grado,  no cuenta con el reconocimiento del hecho, aunque puesto que participamos con otras profesiones en la promoción, recuperación y mantenimiento de la salud, debemos participar en tanto en cuanto nuestra aportación es importante, exigiendo  que la misma sea reconocida y valorada en su justa dimensión.

    Igualmente como profesión independiente que lo es, debemos de investigar asumiendo la responsabilidad de valorar nuestra función y mejorar sus métodos.

    Pese a todas las dificultades hay razones suficientes para justificar los esfuerzos en la investigación. Una de las principales es aportar conocimientos científicos para el desarrollo de cualquier ciencia. Conseguir la evolución de la enfermería de arte a ciencia. Diseñar nuevas técnicas, mejorar la práctica y evaluarla. Y finalmente, mejorar la atención y aumentar la calidad del servicio.

    Para concluir, la investigación es responsabilidad de todos los profesionales, aunque existen diferentes niveles que determinan las funciones y grados de responsabilidad.